Escapadas

Una visita a Bruselas en un solo día

Los vuelos de las compañías low cost, sobre todo Ryanair, con origen España y destino Bélgica, más en concreto Bruselas, y viceversa, son de los más baratos (desde los 20 euros mirando con antelación) que podemos encontrar hoy en día si queremos hacer una escapada fuera del país. Por ello, y porque sabemos de antemano que la mayoría de los turistas están solo un día (o dos, a lo sumo) en la capital belga, os mostramos rápidamente lo que no os debéis perder bajo ningún concepto si decidís a visitar la ciudad.

-La Grand Place: Un clásico imprescindible y sin duda una de las plazas más bonitas de Europa. Admirad la gran cantidad de fachadas góticas y la torre del Hôtel de Ville. Precioso, ¿verdad? Si tenéis tiempo (y dinero) aprovechad para degustar un café mientras contemplas la plaza.

-Manneken-Pis: No os podéis ir de Bruselas sin ver la estatua del niño ‘meón’, en realidad  el ‘hombrecito que orina’. Hecha en bronce y de solo 61 centímetros de altura es una de las atracciones más importantes de la ciudad. Está muy cerca de la Grand Place.

-Atomium: No está en el centro de la ciudad, pero está muy cerca, en el parque de Heysel, aunque vais a tener que coger transporte. Es imprescindible, ya que es uno de los iconos de la ciudad. Se creó para la Exposición Universal de 1958 y mide mide 102 metros de altura. Al atardecer es más bonito.

-Place Royale: Una elegante plaza de estilo neoclásico que está rodeada del palacio Real, el Parlamento belga y el palacio de Justicia.

-Parc de Bruxelles: Lugar ideal para relajarse. En su día fue coto de caza de los reyes de Bélgica y ahora es el sitio idóneo para el descanso de los autóctonos y los turistas.

Lo mejor es comenzar el día en el mirador del Mont des Arts (metro Gare Central), que es por así decirlo ‘la puerta de entrada’ al casco antiguo, y que ofrece unas bonitas vistas, y desde ahí ir haciendo las paradas que os señalamos anteriormente. Excepto el Atomium, todo está a vuestro alcance andando (si no os importa andar, claro).

Si hay tiempo debéis ver también la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula y la iglesia de Notre Dame du Sablon. Y por último, volver a la Grand Place de noche, paseando también por sus calles aledañas, porque es uno de los mejores recuerdos que os llevaréis de Bruselas.

Más información en Bruselas.net

Arturo Carretero
Trabajando para Republica.com y dedicando parte de mi tiempo libre a Viajealsol.com. Amante de los viajes, los deportes y el ocio en general