Viajes

Consejos (y guía) para visitar los lagos de Plitvice en Croacia

Hace unos días os contamos el principio de nuestra estancia en Croacia, en concreto en Zagreb. Hoy os vamos a hablar del siguiente destino del que disfrutamos en el país: el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice (Plitvička jezera). Dejaremos Split y Dubrovnik para las siguientes entradas.

Los lagos de Plitvice, ubicados en la región de Lika, son para nosotros una parada obligatoria en Croacia. Fue lo que más nos gustó y más disfrutamos. Así que si nos estáis leyendo, ¡marcad los lagos como una prioridad! Sería una pena ir al país y no ver este increíble paraje declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Los lagos son, como su propio nombre indica, una sucesión de 16 lagos (divididos en lagos inferiores y superiores) que descienden unos 130 metros de desnivel, entre los 503 y los 636 metros, en medio de un entorno espectacular con manantiales, arroyos y cascadas (hay más de 90). Todo ello rodeado de frondosos bosques.

El hecho de que la mano del hombre no haya intervenido en la zona más allá de algunos detalles (de hecho está prohibido pescar, bañarse, etc) y el colorido salvaje del parque, de sus aguas turquesa, azules y verdes rodeados de tanta vegetación (abetos, hayas, pinos…) lo hacen único para el visitante, pero también para los lobos, osos y ciervos que habitan allí. De hecho, uno de los primeros consejos es llevar prismáticos (algo que seguramente muchos vean pasado de moda) y (a ser posible) una cámara con un buen zoom que permita veros lo que vuestros ojos no ven sin ayuda. Con un poco de suerte veréis todavía más cosas maravillosas. Y si no, es fácil cruzarse con muchas aves, desde patos hasta águilas.

Para que os hagáis una idea el parque tiene unas 30.000 hectáreas, 22.000 de ellas cubiertas de bosques, pero la zona que podemos visitar ‘sólo’ ocupa unos ocho kilómetros cuadrados.

Cómo ir a los lagos de Plitvice desde Zagreb

Para ir a los lagos de Plitvice, cogimos un autobús desde Zagreb, que es la ciudad importante más cercana (aunque desde Zadar y Split tambien salen autobuses). Si hacéis recorrido por Croacia de norte a sur de hecho es muy probable que vengáis desde Zagreb.

Todos los días, sobre todo en verano, salen muchísimos autobuses en diferentes horarios desde la capital a los lagos. Nosotros preferimos salir de Zagreb a primera hora (sobre las 7 de la mañana) porque solo íbamos a pasar un día y una noche en allí y queríamos aprovechar.

¿Se pueden ver los lagos de Plitvice en un día? Sí, fue el tiempo que estuvimos, pero son muchos los que incluso recomiendan estar allí dos jornadas. Si tenéis tiempo y sois amantes de la naturaleza de hecho lo recomendamos encarecidamente porque nos quedamos con ganas de más y de ir con mayor pausa. Os servirá además para desconectar si lleváis varios días sin parar. También es verdad que hay gente que va en autobús o en coche desde Zagreb y vuelve a la ciudad en el mismo día y personas que solo pasan una tarde…Cuestión de tiempo y gustos.

La mejor forma para comprar el billete de autobús es hacerlo de forma anticipada por internet porque en verano los autobuses a Plitvice suelen ir cargados de gente e ir en el autobús que queremos o en el siguiente es una lotería. Una opción es adquirirlos en la web Get By Bus, que es de las más fiables y podemos escoger entre varías compañías. Nosotros siempre la hemos utilizado por Europa y no hemos tenido ningún problema. A partir de 7 euros ya hay billetes entre Zagreb y los lagos y el recorrido es de unas dos horas.

Un consejo si vais en autobús: fijaros bien en la ruta del mismo. Suelen parar en tres sitios (entrada 1-lagos inferiores, entrada 2-lagos superiores y Korenika). A veces paran en Mukinje, que es el único pueblo cerca de los lagos y dónde nosotros nos hospedamos.

Es importante que nos bajemos lo más cerca del alojamiento posible (si lo tenemos) para no pegarnos una caminata innecesaria. El GPS del móvil ayuda mucho y preguntar al conductor todavía más.

Alojamiento 

Como decíamos, nosotros bajamos del autobús en Mukinje, muy cerca de donde estaba nuestro alojamiento: Vila Vuk. Esa parada además nos venía luego bien para irnos de los lagos hacia Split.

La noche nos salió por 85 euros. El precio es elevado, pero en verano, en temporada alta, es lo normal (fue del 22 al 23 de julio) en una zona tan cercana al parque.

El Vila Vuk es una casa de campo particular (pero con licencia obviamente) ubicada en un entorno tranquilo, a 15 minutos a pie de la entrada 2 del parque. Es decir, cerca de los lagos superiores.

El alojamiento tenía aparcamiento gratuito y estaba cerca de un supermercado y un restaurante. Poco más por la zona. Si no vais en coche creemos que es ideal. Además cuenta con nevera y una terraza de lujo para tomarse algo por la tarde-noche.

Otra opción es jugársela e ir sin alojamiento e investigar. Por lo que nos han dicho un par de amigos que han ido recientemente, se pueden encontrar casas particulares indagando un poco desde 40-50 euros la noche la habitación doble, pero es cierto que fueron en junio y no en julio o agosto y llevaban coche, por lo que se podían ir moviendo sin problema. No era nuestro caso.

Además, cabe la posibilidad de que no encontremos nada o nos veamos abocados a pagar una pasta porque hay poca oferta. Nosotros ya teníamos suficiente aventura con el hecho de ir a todos lados en transporte público, así que atamos bien lo de los alojamientos desde España.

Por lo visto, aunque no tenemos referencias al respecto y no podemos opinar, también se puede añadir el alojamiento cuando compramos la entrada al parque, en uno de los hoteles de las inmediaciones. Aquí, obviamente, vuelve a ser importante el tema de contar con un coche.

Volviendo a nuestra experiencia, llegamos a eso de las 10 de la mañana a la casa y nuestra habitación no estaba disponible, así que dejamos las cosas, preparamos una mochila y nos pusimos a caminar hacia la entrada 2.

Entrada a los lagos e información previa

El parque cuenta con dos entradas y dos aparcamientos, el aparcamiento 1 y  2, situados justo al lado de las dos entradas del parque, la entrada 1 y 2, respectivamente. La entrada 1 da acceso a los lagos inferiores y la 2 a los superiores. El parking de las dos entradas es de pago y cuando fuimos era como un euro por hora al cambio…

El precio de la entrada para adultos a los lagos de Plitivice depende del periodo del año en el que vayamos. En temporada baja es poco más de 7 euros (55 kunas) y en temporada media (abril, mayo, junio y septiembre) el precio es de casi 18 euros (130 Kunas por persona). Y ojo porque en temporada alta (julio y agosto) se han subido a la parra. Son unos 20 euros (150 kunas) si entramos después de las 4 de la tarde (cosa que casi nadie hace) y si lo hacemos antes de esa hora (es decir, por la mañana o a mediodía), el precio sube hasta los 33 euros (250 kunas). Los precios están actualizados a 2018 (ver precios aquí) y a nuestro juicio son una salvajada, pero es lo que hay. ¿Merece la pena? Sí, pero empieza a oler que el turismo masivo empieza a afectar a la zona.

Los menores de 7 años y personas con discapacidad del 50% entran gratis. Y los estudiantes y menores de entre 7 y 18 años pagan bastante menos. Eso sí, piden acreditar todo, así que no se os olvide nada.

No hace falta reservar entrada salvo si sois un grupo grande. Nosotros cuando fuimos tampoco encontramos mucha cola. Compramos la entrada en el acceso 2 y apenas tuvimos dos minutos de espera. Era julio, pronto y entre semana.

Eso sí, recomendamos que hagáis vuestras necesidades antes de entrar al parque y llevar mucha agua encima. El calor y la humedad son asfixiantes por momentos.

El precio de la entrada incluye el paseo en barco por el lago más grande, el Kozjak, y el trayecto en un autobús-tren entre la entrada 1 y la 2 que realiza varias paradas para aquellos que no quieran andar demasiado.

Hay varios restaurantes y cafeterías dentro de los lagos y no están mal de precio. También hay un supermercado cerca de la entrada. Nosotros, sinceramente, recomendamos comprar lo que necesitemos y hacer bocadillos. De hecho, es lo que hicimos, aunque luego por la tarde acabamos comprando unas patatas fritas y unos refrescos grandes y no sentamos a descansar un poco entre la parte superior e inferior de los lagos. En cualquier caso, hay bastantes merenderos y suficientes bancos para comer. Otra cosa ya es encontrar sombra…

La realidad es que pocas veces hemos bebido tanto líquido como ese día. Algo parecido nos pasó en la Reserva del Zíngaro, en Sicilia. Calor y humedad, mala mezcla.

También hay visitas guiadas en diferentes idiomas para ver los lagos para quienes lo necesiten, aunque nosotros no le vemos la gracia.

Dentro de los lagos 

Para ver los lagos de Plitvice se requiere mínimo un día, de ahí nuestra recomendación de dormir allí para poder descansar a gusto sin tener que pensar en un viaje con todo el cansancio acumulado. Y como os dijimos antes, si os podéis permitir estar dos días allí, mucho mejor (aunque el presupuesto obviamente se dispara).

Nosotros estuvimos dentro del parque desde las 11 de la mañana hasta las 7 de la tarde, una hora antes de que cerrase. El recinto abre sobre las 7 de la mañana.

En la parte superior, a la que accedemos por la zona 2, encontramos un total de doce lagos: Proscansko, Ciginovac, Okrugljak, Batinovac, el Gran Lago, el Lago Pequeño, Vir, Galovac, Milino, Gradinsko, Big burget y Kozjak. 

En la parte inferior, cerca de la entrada 1, hay cuatro lagos: MIlanovac, Gavanova, Kaluderovac y Novakovic Brod.

No os podemos decir que un lago sea más bonito que otro. Cada cual tiene una peculiaridad. Las pasarelas de madera que cruzan por encima del agua nos permiten ver muchos de los lagos en todo su esplendor. De ahí que prefiriésemos andar que coger el autobús-tren que hace varias paradas. De hecho ni lo utilizamos.

Lo más espectacular y popular de los lagos es la ‘gran cascada’, un salto de agua de 78 metros de altura que es sin duda lo más fotografiada de Plitvice. Se llega antes por la parte baja, pero se puede acceder también si venimos de la alta. Hay senderos que recorren esta catarata por abajo, por el medio y por arriba con diferentes miradores y distintas perspectivas. Merece la pena verla desde varios lugares.

El recorrido K

Nosotros accedimos a los lagos, como dijimos antes, por la entrada 2 y tras revisar el mapa nos aventuramos por hacer el recorrido más largo, el K (podéis ver aquí todos los recorridos).

Rincones de los lagos de Plitvice (Foto de Viaje al Sol)

Se hace en 6-8 horas y son unos 18 kilómetros. Ya os decimos de antemano que no lo hicimos entero, pero nos quedamos muy cerca. Nos saltamos algunas partes y añadimos otras. Ese es nuestro consejo de hecho. Elegid un itinerario de los que propone el parque para no perderos nada, pero no os cerréis a lo que os dice el mapa porque hay rincones inesperados y caminos alternativos por los que merece la pena desviarse. Nosotros elegimos andar mucho, pero cabe la posibilidad de hacer un recorrido corto, coger el autobús-tren e ir con calma…Todos los caminos y alternativas son espectaculares.

El recorrido K comienza en la entrada 2 y nos da la oportunidad de explorar todos los lagos. Comenzamos por el lado este del lago Kozjak, en los lagos superiores. Desde aquí, tenemos ya la opción de coger el barco del que habíamos hablado antes. Si seguimos caminando por el lado este, llegaremos a los lagos inferiores, que conducen a la gran cascada. Luego continuamos a lo largo de la orilla oeste del lago Kozjak, desde donde el sendero conduce hacia la elevación Stubica. Más tarde podremos disfrutar de una magnífica vista del lago Ciginovac y de la inmensidad del lago Proscansko, el más elevado. Así, seguiremos viendo algunos de los lagos superiores para terminar donde empezamos.

Realmente, e insistimos, lo mejor es que hagáis vuestro propio camino.

Consejos (más que) básicos

Es importante y lógico llevar un buen calzado que transpire bien porque vais a caminar muchísimo. Las gafas de sol, una gorra, una toalla para el sudor, agua suficiente y comida son importantes. Tampoco está de más el repelente para mosquitos (si sois de los que os acribillan los insectos) y la crema solar es imprescindible. Son consejos básicos que no viene mal recordar.

Por cierto, la entrada al parque incluye un seguro por si os pasa algo, pero mejor no utilizarlo, claro está. Seguid las sendas marcadas y no pasará nada.

Esperemos que disfrutéis mucho. La semana que viene os hablaremos de Split, otra joya en Croacia.

Más información sobre los lagos de Plitvice en su web oficial.

Más de Croacia (y Bosnia)

Zagreb

Split

Mostar

-Dubrovnik

Arturo Carretero
Trabajando para Republica.com y dedicando parte de mi tiempo libre a Viajealsol.com. Amante de los viajes, los deportes y el ocio en general