El truco del ahorro

EVA, el AVE ‘low cost’ Madrid-Barcelona (y sus pros y contras)

El Gobierno ha presentado en Barcelona el nuevo concepto de Smart Train de Renfe, un tren de alta velocidad, con precios bajos y una mayor sostenibilidad (o eso dicen). Su nombre será EVA, que se lee como AVE pero al revés, y unirá Madrid y Barcelona a partir de 2019, siendo una alternativa más barata al AVE.

Renfe mueve así ficha antes de que en 2020 se produzca la liberalización de la alta velocidad en España y la competencia empiece a poner en el mapa trenes ‘low cost’ que podrían repercutir negativamente en su negocio.

A punto de cumplirse el décimo aniversario de la llegada de la alta velocidad a Barcelona, la conexión directa Madrid-Barcelona tendrá con el EVA (no ‘la EVA’) un nuevo tren cuyo ‘target’ son claramente los jóvenes, aunque obviamente lo utilizarán todo tipo de clientes. Solo hay que ver que lo primero que sale en el anuncio del nuevo tren (ver más abajo) son unas chicas que llevan meses ahorrando para irse a un festival. Ellas ya son fans de EVA.

Y es que, este tren ‘low cost’ costará entre un 20% y un 25% menos que el AVE, cuyo trayecto Madrid-Barcelona es de los más caros.

Con EVA no existirá billete físico, sólo digital, que integrará en un mismo ticket todos los sistemas de transporte y la identificación de pasajeros podrá ser biométrica. Esto es perfecto si nuestro móvil va bien y si el sistema funciona correctamente. Una mala aplicación de la tecnología (manos o huellas dactilares que no funcionan) podría matar el servicio.

A bordo de EVA habrá wifi y comunicación online, incluso entre los viajeros para, por ejemplo, compartir ruta a la llegada. Mediante apps, conectará al viajero con el trayecto, informándole sobre el punto en el que se encuentra su viaje, actividades de interés en destino o lugares por donde pasa el tren a través de realidad aumentada (puntazo para Renfe). La nueva alta velocidad conectará además al pasajero con el centro de gestión y comunicación de Renfe a través de su móvil.

Otra ventaja es que el viaje con EVA será puerta a puerta. Si el viajero quiere, en un único billete integrado dispondrá del tren con todo lo demás: taxi, cercanías, metro, autobús o coche de alquiler. Comodidad máxima.

En resumen, será un tren con entretenimiento a bordo, con mucha información para el usuario, que pagará menos y podrá hacer un ‘pack’ de transporte para ir de su trabajo en Madrid a su casa en Barcelona sin andar y preocuparse mucho.

Esos asientos…

La cosa pinta bien, aunque viendo el vídeo hay dudas (y miedos) respecto al espacio que tendrá el usuario. Esas mesas (como las que hay ya existen en los AVE) para minigrupos y grupos (2,4 o 6 personas) de las que se habla el vídeo no nos inspiran mucha confianza si vamos solos o en pareja. Las más grandes ya no son de cuatro, como las conocíamos hasta ahora, si no de seis, y unos pasajeros desconocidos ocupando nuestro espacio vital de forma tan masiva durante tres horas pueden convertir nuestro viaje en pesadilla.

Luego también están las mesas frente a frente, en formato duelo del oeste, que nos garantizan ir viendo todo el rato a nuestro (querido o no) acompañante hasta llegar a Barcelona o Madrid. Quizás Renfe ha pensado aquí en que es ideal para que las parejas hablen y fomenten el diálogo o para que dos pasajeros ‘random’ se hagan amigos del alma.

Esto último que hemos comentado es lo que menos nos gusta. Preferimos los clásicos asientos de dos en dos y mirando todos para adelante, pero…De todas formas, como en el AVE, habrá un vagón del silencio que nos liberará de los ruidos. 

La previsión es que EVA se estrene en 2019 en el corredor Barcelona el Prat-Camp de Tarragona-Madrid con cinco frecuencias por sentido diarias. Luego la idea es que EVA vaya ampliando horizontes en otros trayectos.

¿Y vosotros que opináis de EVA?

Arturo Carretero
Trabajando para Republica.com y dedicando parte de mi tiempo libre a Viajealsol.com. Amante de los viajes, los deportes y el ocio en general