Escapadas

La tranquilidad en Ibiza…en pleno verano

Ibiza es una isla que muchos relacionan con la música electrónica y la fiesta, pero la realidad es que, aunque siempre recurrimos al mismo tópico, es mucho más que eso. Es un lugar lleno de calas paradisíacas y escondites extraordinarios que consta de un patrimonio cultural e histórico del que puede presumir con orgullo.

En verano se llena de turistas que vienen de todas las partes del mundo, buscando su sol, sus playas y sus discotecas, pero hay un turismo, que es el que queremos destacar hoy, que busca la tranquilidad. ¿Es posible encontrar esa calma en verano? Hemos estado en agosto tres días y podemos decir que sí. Por eso vamos a contaros nuestra experiencia, haciendo un post algo diferente.

Partimos de la base de que Ibiza es una isla ideal para conocer en cualquier época del año, sobre todo en mayo, junio, septiembre y octubre, cuando hace buen tiempo y no hay tanta masificación, pero ¿y si solo podemos visitarla en julio o agosto y nuestro objetivo es desconectar?

Después de ir a Ibiza muchas veces, hemos podido al fin determinar cual es, a nuestro juicio, el mejor sitio para disfrutar de las playas, la gastronomía y el descanso de la isla sin morir en el intento. El nombre del lugar elegido es Santa Eulalia.

Santa Eulalia es la tercera localidad más grande de Ibiza y es el lugar ideal para descansar con la familia y la pareja en un lugar lo suficientemente alejado de las zonas más visitadas, como San Antonio o la misma ciudad de Ibiza. El aeropuerto está tan solo a 21 kilómetros.

Alojamiento y restaurantes

Todo en Santa Eulalia, en la parte oriental de la isla, discurre a un ritmo más tranquilo de lo normal. Nosotros tuvimos la suerte de alojarnos en el Sol Beach House de la cadena Melia, un alojamiento con unas vistas privilegiadas al mar en el que a partir de la medianoche es todo silencio. Esta tranquilidad también se da en casi todos los alojamientos de Santa Eulalia, que aunque programan actividades y conciertos por la tarde y la noche no tienen como objetivo alargar la madrugada de nadie.

Lo que más destaca del Sol Beach House son sus vistas. Las podemos gozar desde la habitación, desde el maravilloso restaurante buffet a la hora del desayuno o la cena, desde el snack bar o desde sus piscinas, una de ellas en la azotea, desde los que disfrutamos de un paisaje de esos que quitan el hipo mientras nos bañamos.

El Sol Beach House eso sí, no es barato, porque de 150-200 euros no bajará la noche en ningún caso en temporada alta. Si vamos, eso sí, en otra época del año, la cosa cambia. Y teniendo en cuenta el clima de la zona es para pensárselo.

Hay otras alternativas, no tan lujosas, pero que nos servirán también para descansar y descubrir esta parte de la isla. Están por ejemplo el Hostal Santa Eulalia o el Hostal Sa Rota, mucho más económicos, que podemos encontrar en diferentes páginas web. La antelación en este sentido será nuestra mejor aliada para encontrar el mejor precio.

Pero Santa Eulalia no es solo un sitio para relajarnos y estar tumbados todo el día en una hamaca. No nos podemos ir de allí sin dar una vuelta por su gran paseo, que no se satura de gente como otros, junto al puerto deportivo. Pasear por allí al atardecer o por la noche es una gozada. Sin salir de allí nos encontraremos con numerosos restaurantes, bares, pubs y puestos con artesanía para disfrutar de nuestro tiempo libre.

La calle de San Vicente y San Jaime son donde se aglutinan la mayoría de restaurantes. En San Vicente 26 por ejemplo encontramos el BlueFish, un establecimiento de precio elevado pero de sobresaliente en cuanto a su gastronomía. El pescado, como no, es de primera.

Si nuestro presupuesto es ajustado o simplemente no queremos gastar mucho, una alternativa, que nos dejó satisfechos, es el Restaurante Noelia, en la Calle César Puget Riquer 2. Tienen menú del día, también en verano, por menos de 10 euros con primer plato, segundo, postre y bebida. Comida casera a la que no se le puede pedir mucho por ese precio y que cumple las expectativas. ¿Un menú en Ibiza por ese precio en temporada alta? Efectivamente.

Y es que, en Santa Eulalia, hay alternativas para todos los bolsillos en cuanto a la comida. Sin embargo, nuestro consejo es que miréis bien los hoteles porque muchas veces compensa ir de media pensión o al menos con el desayuno incluido.

Turismo y playas

Y esto no acaba aquí. En Santa Eulalia también podemos hacer turismo y conocer, entre otras cosas, la increíble iglesia de Nuestra Señora de Jesús, del siglo XVI, en lo alto del Puig de Missa (Monte de la Misa). Desde allí contemplamos una impresionante panorámica del municipio que engloba a Santa Gertrudis, la mayor parte de Jesús, Es Canar, San Carlos y la bahía de Cala Llonga.

Pero, ¿y las playas? Pues las hay, y muy bonitas…Y no tan saturadas como las de otras partes de la isla. En la misma localidad de Santa Eulalia encontramos la playa de la localidad, de unos 300 metros de longitud con fina arena blanca. El agua está limpia y es ideal para los peques, ya que no hay mucha profundidad.

En el extremo sur de Santa Eulalia también encontramos la cala D´es Mariners, en la desembocadura del único río de Ibiza.

Sin embargo, una de nuestras recomendaciones, si no tenéis nada en contra de las rocas y del duro suelo, es que es desplacéis hasta Punta des Farallò, una zona acomodada para el baño, con escaleras que bajan hasta el mar, y donde podremos tomar el sol casi sin gente. Es todo un remanso de paz dentro de la paz contrastada de Santa Eulalia y, aparte de poder hacer unas bonitas fotos, nos podremos bañar (y hacer snorkel) sin gente a nuestro alrededor. Accedemos a la zona desde la calle Pare Vicent Costa.

A unos metros, por si llevamos mascota, está la playa canina de Es Faralló. Por cierto, que el hotel Beach House del que hablamos antes, también admite a nuestros peludos amigos, un punto a favor si viajamos acompañados.

Es Canar

A solo nueve minutos en coche de Santa Eulalia, aunque también hay bus, está Es Canar, un complejo turístico más que un pueblo propiamente dicho. A 10-15 minutos andando de allí tenemos el popular Hippy Market de Punta Arabí, parada obligatoria en Ibiza.

Cerquita de Es Canar está también Cala Nova, enfrente del camping del mismo nombre. Se trata de una bonita playa rodeada de vegetación de 250 metros de longitud de arena blanca con unas aguas turquesas preciosas. Hay cuatro restaurantes y un chiringuito distribuidos por la playa. Al final de la misma podemos subir por un sendero a una elevación en el que haremos unas magníficas fotos, como la primera que ilustra este post. Además, cuanto más hacía el final, más hueco para poner nuestra toalla.

cala nova (foto de viajealsol.com)

Volviendo a Santa Eulalia, si queremos unas copas o ambiente nocturno, pero a un ritmo más pausado, tenemos Guarana, en el puerto deportivo. Música en directo, djs…pero mucho más tranquilo que en el resto de la isla.

Y si nos sobra tiempo podemos ir a hacer una excursión a Ibiza capital, una ciudad increíble que dejaremos para otro post, entre otras muchas cosas.

Hoy solo queríamos demostrar que es posible ir de turismo tranquilo en la isla (hay seguro más alternativas, aunque creemos que esta es la mejor de costa) a pesar de ser agosto.

Transporte

Lo ideal es moverse por Ibiza en coche, pero en verano el transporte público funciona bastante bien. Para ir del aeropuerto a Santa Eulalia el autobús es el número 24. Para ir de Santa Eulalia a Es Canar es el mismo. La línea funciona desde el 1 de mayo hasta el 31 de octubre y pasa por las paradas cada hora. Podéis encontrar más información aquí.

En cuanto a lo que se refiere a los vuelos, Ibiza es de los destinos más económicos para volar, aunque lo compremos con unos pocos días de antelación, como os explicamos hace unos días. La alta oferta hace que la competencia sea alta y eso, como siempre, beneficia al usuario.

Arturo Carretero
Trabajando para Republica.com y dedicando parte de mi tiempo libre a Viajealsol.com. Amante de los viajes, los deportes y el ocio en general