Escapadas

Madrid en verano: turismo, gastronomía y ocio para una semana

El verano está aquí y ya hemos empezado a hacer planes para las vacaciones. Eso sí, con responsabilidad, porque el coronavirus sigue ahí, aunque no lo veamos.

Si nos habéis seguido un poco por Instagram, habréis comprobado que apostamos este año por el turismo nacional, aprovechando que en España tenemos todavía sitios increíbles por descubrir. Por eso, y ante una oferta sobre todo de costa y playa, nosotros queremos descubriros la comunidad en la que vivimos: Madrid. Y no solo a los turistas, sino también a los madrileños que no sabéis qué hacer estos días de altas temperaturas y quizás desconocéis algunos de los sitios o planes que vamos a detallar. Sin contexto histórico en esta ocasión y yendo al grano, ofreciendo diferentes planes para aproximadamente una semana sin estrés.

Sabemos de antemano que es muy complicado competir contra los paisajes idílicos de Asturias, las calas de Mallorca y Menorca, las increíbles playas de Cádiz o el paraíso canario, pero vamos a intentar al menos daros una buena alternativa, porque el turismo de interior, y ya no solo el de Madrid, es una de las muchas opciones que tenemos para disfrutar del país.

Debemos tener en cuenta el punto a favor de que Madrid está muy bien comunicado, por lo que si decidís no coger el coche, tendréis garantizado un buen transporte, ya sea en autobús, tren o avión y probablemente a precios bastante decentes. Un rápido vistazo por Skyscanner nos ha servido para comprobar que hay vuelos muy económicos desde Valencia, Barcelona y Sevilla, entre otros sitios, muchas veces a 20-30 euros el trayecto para este mes de julio y para agosto.

Cava de San Miguel
Cava de San Miguel

El otro punto a favor es que os vais a encontrar con unos alojamientos muy económicos, sobre todo respecto a zonas de playa, que necesitan recuperarse de esta terrible crisis que estamos viviendo. En Booking por ejemplo, hay alojamientos para la semana del 3 al 9 de agosto, filtrados por baño privado y una nota de 8 para arriba, por unos 200 euros la semana la habitación doble, a poco más de 30 euros la noche.

Jugamos con el handicap de que no tenemos playa (¡vaya vaya!) y de que las temperaturas no invitan a estar en la calle, pero también vamos a intentar ayudarte con eso. Así que sin más dilación, vamos a contestar la pregunta que os hacéis…

Parque del Capricho

¿Qué puedo hacer en Madrid en verano?

La respuesta no es difícil. Imaginamos una visita al museo de El Prado por la mañana, seguido de una excelente comida, ir de tiendas recorriendo la Gran Vía, ver atardecer en el Templo de Debod y contemplar el centro de Madrid iluminado por la noche mientras volvemos a nuestro alojamiento. Y entre medias, terrazas con vistas que quitan el hipo o un baño en la piscina para relajarnos. No suena mal, ¿no? Pues eso sería lo ideal para un día y nos quedaríamos cortos, aunque todo depende de la prisa y el tiempo del que dispongáis. Nosotros os ofrecemos el plan y vosotros decidís.

Templo de Debod

Dependiendo de si vais a moveros mucho o no en transporte público os recomendamos el Abono Turístico (muchos transportes) o el clásico Metrobús de 10 viajes (pocos transportes). En cualquier caso necesitaréis la tarjeta Multi que se puede adquirir en las máquinas de Metro y en los estancos y diversos puntos autorizados. Sirve para el metro y el autobús de la ciudad, pero no para los buses interurbanos y Cercanías, que se pagan aparte.

Creemos que lo mejor es alojarse en la ciudad para que os podáis desplazar sin problema, tanto en la misma urbe como fuera de ella, ya que está muy bien comunicada. En una semana, y también menos, podréis ver casi todo lo principal y algunos bonitos pueblos, a los que podéis llegar en muchos casos gracias a la red de Cercanías y autobuses de la región. Y os dará tiempo a hacer muchos planes, claro que sí.

La ciudad de Madrid

Para empezar, vamos a evitar el metro (aunque es un transporte fenomenal en el que os podéis moveros a lo largo de vuestra escapada) para coger uno de los autobuses de la capital que pasan por algunos de los enclaves más importantes sin necesidad de recurrir a los típicos buses turísticos. Es el caso de la línea 27 que va desde Plaza Castilla, justo desde las Torres Kio, hasta Embajadores y pasa por toda la Castellana y el Paseo de Recoletos, el eje más importante de Madrid, por lo que podréis ver desde fuera el Bernabéu, la plaza de Colón, la plaza de Cibeles, atravesando la calle Alcalá, etc. Una buena opción de haceros una idea de Madrid. Además, os dejará a tiro de piedra de Sol, del Retiro, etc.

Plaza de Cibeles

También podéis optar por la línea 150, saliendo desde la Castellana y bajando al lado de la Puerta del Sol. En verano es muy probable que no sufráis aglomeraciones en estas dos líneas.

Lo ideal sería aprovechar la mañana para ver museos como El Prado, el Thyssen, el Reina Sofía, el Museo de Ciencias Naturales, que a nosotros nos encanta, y el Museo Arqueológico (gratuito hasta finales de junio, como el Museo Sorolla). ¿Y sabéis lo mejor? Que podéis ir a todos esos sitios en los dos citados autobuses, siguiendo el eje de la Castellana.

Plaza de Colón

Si no os van los museos y sois más de palacios, podéis aprovechar la mañana para visitar el Palacio Real o ver el Tour del Bernabéu, si os gusta el fútbol y, más aún, si sois aficionados del Real Madrid.

Por cierto, que para tanto el Prado como el Palacio Real os recomendamos que compréis las entradas por internet con antelación, aunque no está de más para el resto de sitios, a través de https://entradas.patrimonionacional.es/ y https://www.entradasprado.com/.

Planes refrescantes y terrazas ‘top’

Si ninguno de esos planes os llama la atención o queréis algo adicional, os proponemos una alternativa para no pasar calor por la mañana en verano: ir a hacer esquí o snow, mientras fuera hay 40 grados, a la Snow Zone de Xanadú. O ir al Parque Warner y a su playa (sí, hay una playa en verano). Aunque para playa, la del pantano de San Juan, lo más parecido a una cala mallorquina que tenemos por aquí cerca, eso sí, a una hora de la capital.

Snow Zone

Otro refrescante plan para la mañana es acudir a la piscina del hotel Índigo (que reabre el 26 de agosto), a la del hotel Santo Domingo (aunque es solo para clientes), a la del Room Mate Oscar (permite reservas) o a la piscina municipal y ‘barata’ del Centro Deportivo Vicente del Bosque, desde donde tendremos una curiosa vista de las Torres Kio. Citamos estas cuatro porque son de las más espectaculares, pero, como consejo, si miráis un hotel con piscina, mejor que mejor.

Terrazas en azoteas y ‘jardines’ para tomar algo

Otra buena opción es acudir a una de las azoteas de lujo, normalmente ubicadas en hoteles, para disfrutar desde el cielo de Madrid de unas vistas que quitan el hipo. Os recomendamos la del Círculo de Bellas Artes, la del Ella Sky Bar y la de Picalagartos (en el Hotel NH Collection Gran Vía). Eso sí, mejor reservar.

Sobre todas ellas destaca ahora la del Hotel Riu en Plaza España, no apta para gente con vértigo por su espectacular pasarela acristalada y que se ha convertido en la favorita de madrileños y turistas. La entrada a este ‘sky bar’ para los clientes que no se hospedan en el hotel tiene un coste extra de 5 euros de 11:00 a 17:00 horas y 10 euros de 17:00 a 1:00 horas (excepto los fines de semana y festivos, donde el coste es de 10 euros a cualquier hora del día). En ambos casos, se descuentan 5 euros de la consumición.

Hotel Riu

Ya sin tanto glamour tenemos Casa Granada, otro clásico de Madrid, al que se accede por un edificio de viviendas (por un portal de toda la vida) en pleno centro (Doctor Cortezo 17). Si no sois de ‘postureo’, seguro que os gustará. Es el típico sitio, por cierto, al que los madrileños llevamos a alguien de fuera cuando llega a Madrid.

En cuanto a lo que se refiere a terrazas sin vistas, pero preciosas, destacamos dos: el Jardín de Salvador Bachiller, en la calle Montera 37, con vegetación propia de un parque en la que es necesario reservar, de miércoles a domingo, y el Jardín del Alma, en Arturo Soria, donde también es necesario reservar.

Bar y barra

Si no sois de terrazas y os gustan más las barras y los bares de raciones de ‘regalo’ con la caña, podéis ir a La Petisqueira 2, El Respiro o El Tigre, que tienen buen aire acondicionado (aquí te damos más información) o probar los ‘yayos’ de Casa Camacho (mezcla alcohólica por excelencia de Madrid que es mejor que descubráis por vosotros mismos).

Lo bueno es que este tipo de planes no tienen hora y vayáis cuando vayáis los vais a disfrutar.

Petisqueira II

Pero el más bizarro, el que se lleva la palma, y que es solo para beber su famosa sangría, son las Cuevas de Sésamo, en la calle del Príncipe 5. Piano en vivo, obras surrealistas y citas en las paredes en un espacio al que se accede tras bajar unas escaleras que parecen conducir al submundo madrileño. Opción estrella, aunque es verdad que mejor por la noche.

Y si sois algo más finos, tenéis el Mercado de San Miguel, de obligada visita, o el de San Antón. Eso sí, nada de tapa de ‘regalo’.

También te dejamos el enlace al post que hicimos sobre sitios donde comer 12 menús del día y de calidad a buen precio en diferentes zonas de la ciudad.

Palacio de Cristal del Retiro

Rutas de paseo (y bocata de calamares)

Cuando decrezca el calor, aparte de tomar algo, podéis ir a El Retiro y remar en una de sus barcas, para luego bajar por la calle Alcalá bordeando la Puerta del mismo nombre, rodear la Cibeles, y subir Gran Vía, para luego pasar por Callao, ver el popular cartel de Schweppes del Edificio Carrión, bajar por la calle Preciados hasta la Puerta del Sol e ir a la Plaza Mayor, donde podemos parar para cenar un bocadillo de calamares en uno de los muchos bares de la zona.

Edificio Carrión

Es probable que los mejores sean los de La Ideal, aunque es una cuestión de gustos. Y, por supuesto, no debéis abandonar esa zona sin tomar los torreznos de Casa Revuelta.

Podéis aprovechar la cercanía para ver el exterior del Congreso de los Diputados, que también os pilla muy próxima si visitáis El Prado.

Puerta de Alcalá

Dejamos para otro día el ver el atardecer desde el Palacio Real, tras un paseo por los Jardines de Sabatini. El mejor sitio para ver ponerse el sol está justo en la calle Bailén, por encima de los jardines, con el palacio de fondo.

Nuestro otro atardecer top es desde el templo de Debod, uno de nuestros sitios preferidos de Madrid. Podéis llegar allí tras hacer otra pequeña ruta, paseando por la Gran Vía, y yendo de tiendas si queréis, para acabar en Plaza España, desde donde os dirigiréis hasta el templo. Muy cerquita de allí tenéis el teleférico de Madrid, otra bonita forma de ver ponerse el sol. Por 6 euros ida y vuelta podréis disfrutar de unas maravillosas vistas de la ciudad.

A la vuelta, cuando ya sea de noche, encaminaros si queréis hacia la zona del Palacio Real para ver iluminados este lugar, el Teatro Real y la Almudena. Aprovechando esta situación mágica, tenéis que pasaror por la Plaza de la Villa, nuestra plaza favorita de Madrid y sede del antiguo Ayuntamiento. Porque el actual consistorio se encuentra en la Plaza de Cibeles, desde donde hay unas alucinantes vistas previo pago (aunque por ahora el mirador está cerrado).

Plaza de la Villa

Otro imprescindible de Madrid, no tan turístico ni tan conocido, aunque cada vez lo reconocen más guías, es el Parque del Capricho, para nosotros el más bonito de la ciudad. El problema es que solo está abierto sábados, domingos y festivos de 9.00 horas a 21.00 horas en verano (en otras épocas hasta las 18.30 horas), pero merece mucho la pena. Por cierto, la entrada es gratuita.

Aunque estas son solo sugerencias, no hay nada mejor que perderse por Madrid, especialmente por el centro para descubrir sitios únicos, como la calle Toledo, bajando desde la Plaza Mayor, la calle de Cuchilleros y la Cava de San Miguel, el barrio de La Latina, la castiza zona de Malasaña o las exclusivas calles de Serrano y de Ortega y Gasset.

Estos paseos se pueden dar también evidentemente por la mañana y por la tarde, a pesar del calor, pero si lo vais a hacer ya sabéis: agua para hidratarse, crema para el sol y sombra. No hay mejores consejos.

Cine, un ‘karaoke gigante’ y hasta un festival de música

Si os sobra tiempo o sois de Madrid y queréis nuevos planes, no sabemos si sabéis que este verano de coronavirus el ocio se concentra en Ifema con Abre Madrid!, un nuevo espacio con conciertos, actuaciones, cine, monólogos y un poco de todo, hasta al 6 de septiembre. Habrá hasta una terraza de Mediaspuri (una institución dentro de las noches madrileñas) llamada Mediaspuribeach. Obligatoria para los marchosos.

A la cita tampoco faltará Sing Along, con un ciclo de películas para cantar (y bailar, desde sus asientos) entre todo el público.

Sing Along

Y habrá conciertos de Sidonie, Xoel López, Mastodonte, Carlos Sadness, La Habitación Roja, Mala Rodríguez, Diego el Cigala, Miguel Poveda…Todo al aire libre y con las medidas de seguridad correspondientes. Vamos, que la cosa promete.

Incluso habrá un festival de música como tal, el Sonora Mad Ribera, que se desarrollará en dos días, el 14 y 15 de agosto, con León Benavente y Varry Brava, entre otros. De los pocos que va a haber este verano en España.

Pero si ese plan no os llama y sois más de cine puro duro, hay un montón de cines de verano al aire libre en Madrid. Aparte del de Ifema, los más destacados son los de la Plaza de Matadero, el de la Estación de Príncipe Pío y el cine de verano en Azca, en plena zona financiera.

También es reseñable el de la Casa Museo Lope de Vega, en un entorno único, los miércoles de agosto.

Además, la Comunidad de Madrid ha lanzado el plan Juntos 2020 para reactivar el sector turístico, reuniendo más de 570 acciones en un total de 139 municipios.

Por ejemplo, siete chefs con estrellas Michelín elaborarán tapas con productos autóctonos de la Sierra y Las Vegas con ‘Destapa Madrid’ y por primera vez los tablaos flamencos de la capital saldrán de gira para llegar al público de diez municipios madrileños.

Se promocionarán rutas y catas de vino por las principales bodegas regionales con Descorcha Madrid, los conciertos de cámara de la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid recorrerán las once Villas de Madrid, etc.

Toda la programación y actividades de Juntos 2020 se puede consultar en www.turismomadrid.es.

Excursiones fuera de la ciudad de Madrid

Si Madrid se os queda corto o tenéis más tiempo, hay una serie de excursiones que podemos hacer desde la ciudad y que a buen seguro van a hacer que os llevéis un muy buen recuerdo de la región. Vamos con ellas.

Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

El Escorial, Cercedilla, Navacerrada y Guadarrama: Con días de sobra, ver el impresionante Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial y descubrir sus maravillosas salas es algo imprescindible. Tras pasar la mañana allí, podéis ir a comer a Cercedilla o daros una vuelta por Navacerrada o Guadarrama. Si sois amantes del senderismo, ninguna de esas zonas os defraudará.

Cercedilla

Manzanares El Real-La Pedriza: El castillo de Manzanares El Real es uno de los más bonitos de España y además está enclavado en una zona preciosa. A tiro de piedra, nunca mejor dicho, tenemos La Pedriza, una de nuestras zonas preferidas para hacer senderismo en la que encontréis numerosos riscos, arroyos y praderas.

Aranjuez: Otro de los imprescindibles de la Comunidad de Madrid. Su Palacio Real y el Jardín del Príncipe son dos razones más que suficientes para visitar esta localidad.

Alcalá de Henares: La cuna de Miguel de Cervantes no os defraudará. Tanto si sois o no fans del escritor tenéis que visitar su Museo Casa Natal, la plaza del mismo nombre, la calle Mayor o el Palacete de Laredo. Con una mañana o tarde allí es suficiente.

Chinchón: Característico por tener una de las plazas más bonitas de España, para muchos la que más. Está a media ahora del Parque Warner, así que podéis combinar ambas visitas.

Patones de Arriba y Buitrago de Lozoya: Dos de los pueblos más bonitos de la Comunidad, sobre todo el primero, al menos para nosotros. Sus casas de pizarra combinadas con el entorno hacen del municipio un sitio único.

Y sí, aunque no está en la Comunidad de Madrid, creemos que Segovia se merece una visita si os da tiempo. Hay localidades también muy cercanas, pero creemos que Segovia está a otro nivel, junto a la Granja de San Ildefonso, y en tren no se tarda prácticamente nada desde la estación de Chamartín. Además de una visita preciosa es también una gran oportunidad gastronómica.

Segovia

Y hasta aquí esta pequeña guía, que queríamos dejar en menos de 3.000 palabras, sabiendo de antemano que nos íbamos a dejar muchísimas cosas por el camino. Esperemos que os sirva para descubrir o redescubrir Madrid. Sí, a pesar del calor y de que no tenemos playa. 

Arturo Carretero
Trabajando para Republica.com y dedicando parte de mi tiempo libre a Viajealsol.com. Amante de los viajes, los deportes y el ocio en general